Coincidiendo con la lluvia de estrellas conocida como «Las lágrimas de San Lorenzo», un grupo de estudiantes de la escuela de Sabadell subieron a la explanada del barrio de La Salud para disfrutar de una observación astronómica conducida por la directora de la escuela, Pilar Luis.
 
Desde los inicios de la humanidad, hombres y mujeres han contemplado el cielo desde todos los rincones del planeta, algunos para medir el tiempo, otros los ciclos de la agricultura y los ciclos sagrados, y otros por simple curiosidad. El objetivo de la observación era empezar a vivir la astronomía y despertar su espíritu de cerca.
 
Comenzamos situando el cielo del hemisferio norte en un planisferio y señalando las estrellas más brillantes que veríamos a lo largo de la actividad, correspondientes al cielo estival, lo cual nos serviría para localizar otras estrellas y constelaciones. Después pudimos observar los planetas Saturno, Júpiter y Marte con el telescopio, además de la estrella doble Albireo y la Luna, que en ese momento se veía en cuarto creciente.
La astronomía, como todas las vías de conocimiento profundo, nos humaniza y nos lleva a ser más humildes cuando la relacionamos con nuestra vida, con la idea del infinito y de eternidad que va más allá de nosotros mismos.
 
 observacio astronomica
 

Estudiantes mirando al cielo